elguindilla:

Muletillas anímicas
El espíritu de los cínicos